Pero chaval, ¿tú estás tocadito o qué? Mi viiiiiiiiiiiiiiida… qué pasa sí, me ponen las fotos de motos cargadas hasta las trancas y las largas rectas que se pierden en el horizonte.

Peroooo… ¿no se suponía que lo que os gusta a los moteros son las curvitas? Pozí (como diría Pozí). El placer de viajar sólo, tu moto y tú, nadie más… tú mismo con tus pensamientos y esa larga e interminable recta que divisas junto con el sonido del bicilíndrico azotando la espalda aaaaahhhhh, no hay forma de explicarlo con palabras, hay que vivirlo.

El miedo (sí, miedo), esa sensación sobrecogedora de soledad que tienes por momentos, las inclemencias metereológicas que vives directamente, los olores… formar parte del paisaje que vas descubriendo a través de la pantalla de tu casco kilómetro a kilómetro… mmmmmmmmm…

Tú estás fatal….

Pues muy bien no estoy, no… ¡para que nos vamos a engañar!

A ti mi querida compañera… mi KTM 950 Adventure, que me permitiste recorrer una parte importante de Marruecos en solitario, te digo: Me pones… me pones mucho…

En ese viaje fui escribiendo un diario de ruta… contando mis penas y mis glorias… algún día quizás lo publique… quien sabe.

Un saludo.

Deja una Respuesta



Movimiento Anti Guardarrailes

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.